BLOG

El efecto de guerra en los mercados de Granos

21 abril 2022Lectura de 9 min

La invasión de Ucrania por parte de Rusia perturbará aún más los mercados mundiales, tendrá consecuencias negativas para el suministro mundial de cereales a corto plazo y, al interrumpir los mercados de gas natural y fertilizantes, tendrá un impacto negativo para los productores al entrar en una nueva temporada de siembra. Esto podría impulsar la inflación de los precios de los alimentos, que ya es alta, y tener graves consecuencias para los países importadores netos de alimentos de bajos ingresos.

La crisis que se desarrolla en Ucrania ha perturbado los mercados de productos básicos y amenaza la seguridad alimentaria mundial. Las consecuencias continuas de la pandemia de COVID-19 y otros factores ya han hecho subir los precios de los alimentos. Las malas cosechas en América del Sur, la fuerte demanda mundial y los problemas de la cadena de suministro han reducido los inventarios de granos y semillas oleaginosas y han llevado los precios a sus niveles más altos desde 2011-2013. Los precios del aceite vegetal también se han situado en niveles récord, lo que refleja la corta cosecha de soja de América del Sur, la reducción de los suministros de aceite de palma debido a problemas de cosecha en Malasia y un fuerte aumento del uso de aceite de palma y de soja para la producción de biodiésel. Los precios de los principales insumos intensivos en energía, como el combustible, los fertilizantes y los pesticidas, también han estado en niveles casi récord.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia perturbará aún más los mercados mundiales, tendrá consecuencias negativas para el suministro mundial de cereales a corto plazo y, al interrumpir los mercados de gas natural y fertilizantes, tendrá un impacto negativo para los productores al entrar en una nueva temporada de siembra. Esto podría impulsar la inflación de los precios de los alimentos, que ya es alta, y tener graves consecuencias para los países importadores netos de alimentos de bajos ingresos, muchos de los cuales han visto un aumento en las tasas de desnutrición en los últimos años debido a las interrupciones causadas por la pandemia.

Las operaciones militares podrían conducir a una gran crisis alimentaria, desplazando de 1,5 millones a 5 millones de personas en Ucrania. Como señala el Informe mundial sobre la crisis alimentaria de las Naciones Unidas, los conflictos siguen siendo la causa fundamental de la inseguridad alimentaria en todo el mundo.

EL PAPEL CRECIENTE DEL MAR NEGRO EN LA  SEGURIDAD ALIMENTARIA MUNDIAL

Durante los últimos 30 años, la región del Mar Negro se ha convertido en un importante proveedor mundial de cereales y semillas oleaginosas, incluidos los aceites vegetales. A principios de la década de 1990, tras la desintegración de la antigua Unión Soviética, la región era importadora neta de cereales. En la actualidad, las exportaciones de Rusia y Ucrania representan alrededor del 12% del total de calorías comercializadas en el mundo, y los dos países se encuentran entre los cinco principales exportadores mundiales de muchos cereales y semillas oleaginosas importantes, incluidos el trigo, la cebada, el girasol y el maíz. Ucrania también es una fuente importante de aceite de semilla de girasol, que abastece alrededor del 50% del mercado mundial.

Muchos países importadores dependen aún más de estos productos de Ucrania y Rusia. El norte de África y Oriente Medio importan más del 50 % de sus necesidades de cereales y una gran parte de trigo y cebada de Ucrania y Rusia. Ucrania es un importante proveedor de maíz para la Unión Europea y China, así como para varios mercados del norte de África, incluidos Egipto y Libia

POSIBLES EFECTOS A CORTO PLAZO

La crisis afectará las exportaciones de cereales de Ucrania y Rusia. La mayoría de los cultivos de trigo y cebada se cosechan en verano y se exportan durante el otoño. Para febrero, la mayoría de las exportaciones de semillas de trigo, cebada y girasol están prácticamente completadas. Las exportaciones de maíz de Ucrania normalmente siguen siendo elevadas durante la primavera hasta principios del verano. La mayoría de los granos salen de Odessa y otros puertos occidentales en el Mar Negro, lejos de las áreas ocupadas en el este, pero las interrupciones parecen cada vez más probables dadas las últimas acciones militares de Rusia. Las operaciones militares podrían tener consecuencias a corto y largo plazo en la capacidad de mover la producción de cultivos de Ucrania dentro y fuera de sus fronteras, especialmente si las instalaciones portuarias y los ferrocarriles resultan dañados por operaciones terrestres y aéreas, o ataques cibernéticos dirigidos a diversas infraestructuras y su gestión.

Si miramos la cosecha de 2022; Las regiones separatistas de Luhansk y Donetsk concentran alrededor del 5 por ciento de la producción de cebada, el 8 por ciento de la producción de trigo y el 9 por ciento de la producción de semillas de girasol de Ucrania. Sin embargo, las mayores áreas de producción se encuentran en otras partes de Ucrania, que limita directamente con Rusia y Bielorrusia, y donde también se concentran las tropas rusas. El 25-30% de la producción de maíz y semillas de girasol, el 10-15% de la producción de cebada y el 25% de la producción de trigo provienen de estas regiones. La siembra de cebada comienza en marzo y la siembra de maíz generalmente comienza en abril. El trigo de invierno tampoco suele plantarse hasta septiembre.

EFECTOS A LARGO PLAZO

La invasión rusa de Ucrania probablemente provocará contramedidas por parte de la UE, Estados Unidos y otros países que podrían tener un gran impacto en las exportaciones rusas de gas natural y fertilizantes. Las exportaciones rusas de gas natural representan alrededor del 20 % del comercio mundial y Rusia suministra alrededor del 40 % de las importaciones actuales de la UE. Las sanciones podrían detener el comercio y hacer subir los precios del gas natural a niveles aún más altos. Si bien los importadores europeos podrían cambiar a otros proveedores como EE. UU., los problemas logísticos (las exportaciones de gas natural licuado de EE. UU.) agregan costos y no proporcionarían un alivio significativo, al menos a corto plazo.

El gas natural también es una materia prima importante para la producción de fertilizantes nitrogenados como el amoníaco y la urea. El impacto sobre los precios de los fertilizantes se vería aún más exacerbado por el hecho de que Rusia es un importante proveedor de fertilizantes nitrogenados y potásicos. Rusia representa el 15 % del comercio mundial de fertilizantes nitrogenados y el 17 % de las exportaciones mundiales de fertilizantes potásicos. Bielorrusia, un aliado de Rusia y escenario de la invasión actual y que ya está siendo objeto de algunas sanciones internacionales, representa un 16% adicional de la cuota de mercado mundial de las exportaciones de potasa. La dependencia de algunos países, incluida Ucrania, del suministro de estos dos países podría ser bastante extrema (60% o más).

El mercado mundial de fertilizantes se ve sacudido por precios récord. Una mayor escasez de fertilizantes tendrá implicaciones globales. Particularmente en un momento en que las existencias mundiales están disminuyendo y los precios están en niveles récord, esto podría reducir significativamente el uso de fertilizantes en los países en desarrollo debido al impacto de los precios, lo que resultaría en malas cosechas locales.

POSIBLES PRÓXIMOS PASOS

La invasión rusa de Ucrania plantea graves riesgos para la seguridad alimentaria mundial que requerirán una serie de respuestas por parte de los gobiernos y las organizaciones internacionales. La situación sigue siendo muy volátil y genera una gran incertidumbre en el mercado mundial de cereales, que ya sufre una disminución de la oferta. Preocupa la fragilidad de los países importadores netos de alimentos en la región de Medio Oriente y África del Norte, que dependen en gran medida de Ucrania para el suministro.

La respuesta internacional a la crisis de Ucrania debe incluir una fuerte dimensión de seguridad alimentaria mundial y garantizar que cualquier sanción contra Rusia no afecte a terceros que dependen de las exportaciones rusas. Siempre que sea posible, debe permitirse que continúen sin trabas las exportaciones de alimentos y fertilizantes; de lo contrario, los terceros países afectados deben recibir paquetes de apoyo para mitigar los efectos de tales sanciones. Sancionar a estos sectores solo exacerbará la escasez mundial de suministros de granos y castigará principalmente a las poblaciones que ya padecen inseguridad alimentaria.

Junto con el aumento de los precios de materiales agriculturales aceleradamente, existe el riesgo de intentar a aislar los productores nacionales limitando la exportación de algunos países. Hay que evitar estos tipos de actuaciones. Como vimos en 2007-08 y 2010-11, las políticas de dañar al vecino pueden tener efectos perjudiciales en los países importadores, especialmente en los más vulnerables. En este contexto, tanto las sanciones de aplicación de la ley internacional como las restricciones a la exportación utilizadas para proteger a los consumidores nacionales deben diseñarse para proteger la seguridad alimentaria mundial y sus consecuencias para terceros deben evaluarse cuidadosamente.

Finalmente, la dependencia de muchos países del mundo de los productos energéticos rusos desencadenará importantes debates políticos. Es probable que se produzcan llamados a una mayor soberanía energética y diversificación. Sin embargo, las políticas que exigen aumentar la producción de biocombustibles deben verse con escepticismo. La reorientación del consumo actual de cultivos alimentarios (maíz, trigo, semillas oleaginosas) hacia usos no alimentarios en todo el mundo, desde la UE hasta Indonesia, ya está generando tensiones significativas en los mercados de alimentos y fertilizantes. Un enfoque holístico con respecto a la seguridad alimentaria y energética es fundamental para garantizar que los resultados alimentarios y nutricionales sigan siendo una prioridad.

Artículos en la categoría Archivo De Portada
28 febrero 2020Lectura de 13 min

Principales oportunidades y desafíos para el 2020 en el mercado de granos y oleaginosas

Hoy en día, el comercio mundial de granos es parte de nuestro sistema alimentario y se asegura de l...

21 abril 2022Lectura de 9 min

El efecto de guerra en los mercados de Granos

07 febrero 2022Lectura de 8 min

Produccion Inteligente en el sector de Molienda