Home / ARTÍCULO / Manejo de plagas en un molino

Manejo de plagas en un molino

“La gestión de plagas no se limita a un área fija o cerrada. Si bien puede ser el primer objetivo para controlar a los roedores o insectos en un área de alto riesgo como la producción de alimentos o la sala de control, es un programa real de manejo de plagas que también considera lo que está sucediendo en las áreas circundantes.“

Peter de Weert
Gerente Internacional de Control de Plagas
Unidad de Control
pdweert@onepeterson.com
El jugador de fútbol holandés más famoso, Johan Cruyff, dijo una vez que es muy difícil mantener las cosas simples. Si bien su cita estaba relacionada con el fútbol, podemos, con un poco de fantasía, extrapolar esto también a Pest Management. La gestión de plagas como negocio y como práctica puede complicarse con herramientas especializadas que se utilizan para abordar problemas muy específicos. Nos referiremos a algunos de ellos en este artículo. Sin embargo, el punto principal de este artículo es que los conceptos básicos del manejo de plagas son, de hecho, bastante simples; buena higiene general y procedimientos sólidos pero fáciles de seguir para mantener los problemas manejables. La base es aún más simple: sin posibles puntos de entrada, las plagas no pueden atacar ciertas áreas y sin alimentos no se asentarán.

La declaración anterior es la misma para básicamente todas las plagas, pero aquí usaremos como ejemplo dos tipos de plagas que atacan al molino: roedores (ratas y ratones) e insectos de productos almacenados como el escarabajo de la harina (Tribolium confusum) y la polilla de la harina India (Plodia interpunctella). Como controladores de plagas, visitamos todo tipo de empresas con menos o más desafíos y riesgos involucrados. En nuestro campo de trabajo, el molino puede considerarse definitivamente de “alto mantenimiento”, ya que a menudo es un edificio complicado con muchos puntos de entrada potenciales y con una fuente de comida deliciosa para las plagas.

El manjeo básico de las plagas
Tres realizaciones iniciales son importantes cuando se analiza el manejo de plagas:

1. El manejo de plagas no es un problema del controlador de plagas solo. Si bien él o ella puede ser el experto, solo estamos pasando por intervalos más largos o más cortos, por lo que siempre tendremos que confiar en las observaciones de las personas que trabajan en el área determinada todos los días, para comprender problemas específicos. ¡Este no solo debe ser el gerente de calidad!

2. La gestión de plagas no se limita a un área fija o cerrada. Si bien puede ser el primer objetivo para controlar roedores o insectos en un área de alto riesgo, como la producción de alimentos o la sala de control (cables eléctricos), un verdadero programa de control de plagas también considera lo que está sucediendo en las áreas circundantes.

3. El manejo de plagas es una combinación de 3 acciones: Prevención, Monitoreo y Control.

Aquí están los pasos de todas las partes involucradas para garantizar que alimentos limpios y seguros sean producidos en un molino.

PREVENCIÓN
Un buen programa de control de plagas apunta principalmente a hacer una instalación a prueba de plagas. Sin embargo, tenemos que respetar la legislación, ya que en algunos países europeos en la actualidad existen reglas específicas sobre qué se puede usar para atacar plagas en el perímetro de los edificios. Esta nueva legislación apunta a evitar el uso de tóxicos innecesarios que se agreguen al ecosistema circundante de un molino. Por lo tanto, los rodenticidas no se pueden usar incluso en la estación de cebo con regularidad, excepto si es necesario abordar una infestación específica. Estas limitaciones ponen un énfasis adicional en hacer que las plagas no puedan acceder a los locales. Existen básicamente dos formas para que las plagas ingresen a un edificio: por sí mismas desde el exterior o a través de cargas infestadas. Para evitar el ingreso desde el exterior, se pueden tomar medidas simples, pero a menudo pasadas por alto. Incluso las grietas u orificios más pequeños deben estar cerrados (los ratones solo necesitan 0.5 cm para ingresar), todas las ventanas deben tener mosquiteras, todas las paredes deben ser lisas y las puertas deben mantenerse cerradas. Un controlador de plagas profesional puede identificar los puntos débiles y establecer procedimientos en la instalación a través de un análisis de riesgo.

La segunda forma en que las plagas pueden ingresar a las instalaciones es en una carga infestada. Especialmente los huevos de insectos son muy difíciles de detectar, pero pueden desarrollar fácilmente una infestación amplia. Para evitar que las cargas infestadas entren en la producción, es necesario contar con procedimientos completos y personal capacitado. Como hay muchos puntos en la cadena de suministro donde puede ocurrir la infestación, los procedimientos deben cubrir todas estas partes. Algunos ejemplos incluyen la inspección de cargamentos de grano para insectos, la inspección de buques vacíos, camiones, camiones ferroviarios antes de la carga y la inspección de silos vacíos y almacenes. Los profesionales deben realizar el muestreo y el análisis de las cargas en varios puntos de la cadena de suministro y, cuando se encuentre una infestación, la eliminación debe ser completa.

La trazabilidad de una carga es de importancia clave y eso incluye la lista de inspecciones y los tratamientos realizados.

MONITOREO
El manejo de plagas comienza con una evaluación de riesgo de las plagas potenciales y de los puntos de entrada potenciales. Eso lleva a configurar un sistema de monitoreo de trampas que son inspeccionadas regularmente. El tiempo en que un controlador de plagas ponía veneno en las cajas de cebo y rociaba todas las superficies de un molino con insecticida de contacto en cada visita ha pasado.

Hoy en día monitoreamos la actividad de la plaga a intervalos regulares utilizando herramientas de IPM (Manejo Integrado de Plagas) para identificar la actividad de la plaga y analizar el nivel de infestación. En cada visita, el administrador de plagas valida el análisis de riesgo (RA) de cada área. Los roedores necesitan agua, comida, refugio y relativa tranquilidad. La RA se centrará en los puntos que ofrezcan estas condiciones. Durante cada visita, el administrador de plagas busca pruebas de roedores como nidos, excrementos, huellas, marcas de mordeduras y posibles puntos de entrada. Las herramientas de monitoreo para roedores incluyen polvo de detección, trampas de pegamento, trampas mecánicas y consumo de cebo. Los insectos son monitoreados por feromonas o trampas de UV (ultravioleta). Las trampas de feromonas utilizan señuelos que contienen feromonas sexuales o de agregación, mientras que las trampas UV atraen a los insectos voladores con luz. Otros ejemplos incluyen trampas de obstáculos y adhesivos. Las trampas se deben controlar regularmente ya que una población de insectos puede crecer rápidamente cuando las condiciones son favorables.

Al diseñar un sistema de IPM, un profesional considerará varios problemas. Por ejemplo, una caja de cebo debe estar hecha de plástico duro que no contenga sustancias tóxicas, que sea resistente a la radiación ultravioleta, que pueda bloquearse, a prueba de manipulaciones y que deba asegurarse en una pared o en un piso. Se debe evitar totalmente la propagación de sustancias tóxicas en el interior o en el exterior. En este contexto, posicionar el rodenticida fuera de las cajas o las superficies de pegamento y las trampas a presión al aire libre no se considera una buena práctica. Un roedor muerto se convierte en un riesgo microbiológico, mientras que el rodenticida expuesto es un riesgo químico importante y una amenaza para los animales no objetivo como las aves.

CONTROL
Hay varias formas de matar insectos en áreas de producción y almacenes. El control químico se basa en dos clases amplias de insecticidas: A) insecticidas de contacto y B) fumigantes gaseosos. Los insecticidas de contacto se usan principalmente hoy en día mediante pulverización o nebulización en superficies como paredes, pisos o directamente sobre granos. Cada producto químico tiene una etiqueta y un registro específicos que describen el ámbito de uso. Los insecticidas actúan como neurotóxicos, por contacto, inhalación o ingestión. Los insecticidas de contacto tienen un efecto residual. Esto significa que son efectivos por un período más largo de tiempo después de la aplicación. Después de la aplicación, el insecticida se vuelve invisible y, por lo tanto, debe aplicarse con cuidado. Los fumigantes son gases liberados de cilindros o de formas sólidas a través de reacciones. Para tener un buen desempeño, los fumigantes deben aplicarse en ambientes estancos al gas, ya que su acción es una combinación de concentración con el tiempo. El monitoreo de los fumigantes es esencial para lograr la efectividad y evitar los riesgos de insectos sobrevivientes o para la salud de las personas.

• Existen métodos adicionales de IPM para controlar insectos en un molino y en el grano que no son químicos pero tienen mucho éxito. Estos son:
Tratamiento térmico del área del molino y de los silos vacíos (por encima de 56 °C no sobreviven las plagas),

• Atmósfera controlada en productos (grano y harina) en cámaras o silos (menos del 1% de oxígeno no sobreviven las plagas)

En el caso de un molino, la calidad y la seguridad de los alimentos están en la parte superior de la lista de objetivos. Las plagas deben ser controladas de manera efectiva y segura. Así que la necesidad de un profesional superior de IPM es muy importante. Pero tenga en cuenta: todo comienza con una buena higiene y procedimientos. Mantenlo simple. Después de todo, ¡el fútbol es mucho más complicado que el control de plagas!

Imágenes
1. Cámaras de Atmósfera Controlada.
2. Trampa de la feromona de la polilla
3. Tratamientos térmicos de silos vacíos.
4. Monitorización de fosfina en silo.
5. El autor: Peter de Weert.

Check Also

Visión general de la seguridad de los piensos

Para la mayoría de las industrias de piensos, dónde los márgenes de ganancia son generalmente …